Experimento de mentos y coca cola explicado





Este divertido y emocionante experimento es sin duda un favorito de los niños. No se cansarán de repetirlo y se lo contarán a todos sus amigos.

Materiales:

  • Botella de refresco de cola de 2 litros de cualquier marca, light o normal.
  • Caramelos de menta “mentos”.
  • Cartulina o cartón fino como el de las cajas de galletas.
  • Celo.
  • Tijeras.
  • Un lugar en el campo o el jardín, este experimento no se puede realizar dentro de casa.

Preparando el experimento

¡Es superdivertido!





Procedimiento:

  • Fabrica un tubo con el cartón ayudándote del paquete de caramelos y pégalo con celo.
  • Recorta un rectángulo también de cartón de unos  12 cm de largo y 8 cm de ancho.
  • Pon 6 o 7 mentos dentro del tubo.
  • Abre la botella  y coloca el rectángulo de cartón encima.
  • Pon el tubo sobre el cartón rectangular.
  • Con una mano sujeta el tubo y con la otra tira del rectángulo. Los mentos caerán  en la botella y tendrás que apartarte lo antes posible para no mojarte con el  gran géiser que saldrá de la botella.
Fabricando el tubo

Con el cartón de un paquete de galletas.

Tubo y rectángulo

Tubo y rectángulo acabados

Colocación del tubo y el cartón

¡Colocados!

Forma de tirar del rectángulo

Tira rápido y corre

Coca cola por los aires

¡Bien!

Coca cola por los aires

¡Y otra vez!





¿Qué ha ocurrido?

Los refrescos gaseosos son poco más que agua, edulcorante, colorante, aromas y un gas, el dióxido de carbono, que se va disuelto en el agua a gran presión.  En cuanto la botella se abre, la presión desciende y el dióxido de carbono va abandonando la disolución en forma de burbujas.  Cuando las burbujas son lo suficientemente grandes, ascienden a la superficie del refresco, rompen la capa de líquido que las rodea y finalmente escapan al aire. En su camino hacia la libertad, las burbujas arrastran parte del refresco con ellas. Esto se puede comprobar echando una bebida gaseosa en un vaso y bebiendo después, ¿a qué sientes como se te moja un poco la nariz?

El dióxido de carbono no forma burbujas en cualquier parte,  le gusta hacerlo sobre pequeños huecos, imperfecciones o rugosidades.  Si  metes  una pajita en un vaso de agua con gas observarás que se llena de pequeñas burbujas y que irán creciendo uniéndose unas a otras. Cuando son muy grandes suben y escapan del agua.  Pero las pajitas son muy lisas, ¿no habíamos dicho que las burbujas se forman en lugares rugosos? A simple vista lo son pero bajo el microscopio electrónico su superficie es muy rugosa.

Burbujas sobre pajitas

Las burbujas adoran las pajitas.

Los caramelos mentos tienen una  capa exterior con muchísimas y diminutas “montañas y valles”, tienen mucho sitio para que se formen montones  y montones de burbujitas deseando salir. Esto unido a que  son lo bastante densos como para hundirse  y recorrer la botella rápidamente,  hace que se libere una cantidad muy grande de dióxido de carbono que arrastra en su salida casi todo el refresco que había en la botella.

Todo experimento debe ser supervisado por un adulto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE