Taumátropo con palito de brocheta: ilusión óptica

Un taumátropo es un juguete óptico formado por un disco sobre el que se colocan dos imágenes distintas, una en cada cara. Cuando hacemos girar el disco rápidamente, nuestros ojos perciben la mezcla de las dos imágenes. Aunque hay discrepancias sobre quién pudo ser su inventor, lo que si es cierto es que fue muy popular en el siglo XIX.

Si te gustan las ilusiones ópticas, las manualidades, el arte y la ciencia seguro que te encantará divertirte construyendo un taumátropo y descubrir su funcionamiento con tus propios ojos.

Materiales:

  • Palito de brocheta.
  • Cinta adhesiva.
  • Pegamento o cola.
  • Papel de dibujo o cartulina.
  • Material para dibujar y colorear.
  • Un compás, un tazón, un plato o cualquier otra cosa que te sirva para dibujar círculos.

Procedimiento:

  • Dibuja y recorta círculos de papel. Necesitas dos para cada traumátropo.

Dibujando círculos

  • Crea un diseño en cada círculo, de tal forma que se complementen. Por ejemplo, en uno dibujarías una nube y en el otro gotitas de agua de lluvia.
Diseñando los taumátropos.

¡Los niños tienen montones de ideas !

Diseños terminados

¡Van a quedar fantásticos!

  • Pega con celo, el palito de brocheta a uno de los círculos (por la cara en la que no has dibujado).
  • Ahora pega el otro círculo sobre el primero(con el dibujo hacia fuera).
Construcción del taumátropo

Es muy importante que el palito quede bien sujeto al disco.

Taumátropos terminados

¡Ya están listos! ¡Vamos a probarlos!

  • Gira el palito rápidamente y verás la superposición de ambos diseños.
Taumátropo en acción

¡Funcionan estupendamente! ¡Los dibujos se mezclan!

Seguramente querrás seguir disfrutando con más ilusiones ópticas:

El truco del chocolate infinito.

Crea una ilusión óptica geométrica.

Diviértete con el Arte Óptico.

¿Qué ocurre?

Con el giro del giro del disco los dibujos situados en ambas caras se funden en un único diseño. Esta ilusión óptica es debida al fenómeno de la persistencia de la visión. Cuando vemos una imagen, esta persiste en el cerebro una décima de segundo después de que haya desaparecido de nuestra vista. Así, si dos imágenes se suceden con un intervalo menor que 0,1 segundos veremos la superposición de ambas.

En el cine (y la televisión) el movimiento se crea gracias a la rápida sucesión de imágenes distintas. Como una imagen persiste 0,1 segundos, con 10 imágenes por segundo podríamos ya percibir un movimiento más o menos continuo. En el cine actual se utilizan, generalmente, 24 imágenes por segundo, en inglés 24 fps (frames per second). Con esta velocidad se consigue crear una ilusión de movimiento muy fluido.

Los padres tienen la responsabilidad de elegir las actividades que según su criterio son seguras para sus hijos. Todas las actividades propuestas en Educaconbigbang deben estar siempre supervisadas por un adulto.




También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto: