Experimento de los huevos de goma de colores

La transformación que experimenta un huevo cuando lo dejas en vinagre un par de días es sorprendente. Se vuelve tan elástico que parece una pelota de goma con la que se puede jugar (con cuidado) a hacer pequeños rebotes. El experimento es divertidísimo, pero si además le añades color se convierte en espectacular.

Materiales:

  • Al menos un huevo. Nosotros hicimos 3.
  • Vinagre (aproximadamente un vaso por huevo).
  • Un tarro o un vaso. Mejor con tapa para evitar el olor a vinagre.
  • Agua.
  • Colorante alimentario o colores hechos con rotuladores (plumones) y agua.
  • Una bandeja o un bol para contener los restos de huevo cuando lo rompas.
  • Un palillo mondadientes.
  • Conviene tener a mano rollo de cocina.

Procedimiento:

  • Pon cada huevo en un tarro y añade vinagre hasta cubrirlo.
  • Observa la formación de burbujas. Entre el vinagre y el carbonato de calcio de la cáscara del huevo se está produciendo una reacción química con desprendimiento del gas dióxido de carbono.

Huevos en vinagre

  • Espera entre 2 y 3 días, saca el huevo y lávalo suavemente bajo el grifo para eliminar cualquier resto de cáscara. El huevo queda recubierto por una membrana.
huevos sin cáscara

Ya están listos.

  • Observa los cambios que han tenido lugar. No hay cáscara, ha aumentado de tamaño, la yema puede verse a través de la membrana y además se ha vuelto elástico.

huevos sin cáscara

  • Es el momento de jugar un rato (sobre una bandeja) y comprobar cómo rebota. Ten mucho cuidado porque el huevo es muy delicado.
  • Si el huevo ha sobrevivido al juego, introdúcelo en un tarro con agua coloreada. Para obtener mejores resultados pon bastante colorante.
huevos en agua de colores

Cuanto más intenso sea el color, mejor.

  • Después de un día en remojo, la superficie del huevo se ha teñido y tiene un aspecto sensacional.
huevos coloreados

¡Chulísimos!

Huevo de goma

  • Aunque da un poco de pena romperlo, sitúa el huevo sobre la bandeja y perfóralo con el palillo. Observa, toca y huele el contenido. Fíjate en la membrana que envolvía el huevo.
pinchando el huevo

Unas veces el contenido sale poco a poco en forma de chorro y otras todo a la vez, como en una explosión. ¡Cómo huele a vinagre!

huevo azul

La clara ha adquirido el color de la tinta y además tiene mayor consistencia. A su alrededor hay un charco de líquido de agua con colorante y vinagre. Sin embargo, la yema no ha experimentado cambios.

Huevo verde

¡La yema no se tiñe! Está protegida por otra membrana que ha impedido el paso del agua coloreada.

membranas

Así han quedado las membranas que recubren el huevo.

¿Qué ocurre?

La cáscara del huevo está compuesta de un carbonato, el carbonato de calcio (CaCO3), y el vinagre es un ácido, el ácido acético (CH3COOH). Sabemos que los carbonatos reaccionan con los ácidos dando como productos una sal, agua y un gas, el dióxido de carbono. Esta es la reacción quimica:

2CH3COOH +CaCO3    → Ca(CH3COO)2 + H2O + CO2

Ácido acético (vinagre)  + carbonato de calcio  →  acetato de calcio + agua + dióxido de carbono

En cuanto ambos entran en contacto la cáscara comienza a consumirse. Lo hace poco a poco. Además durante el proceso se pueden apreciar burbujas formándose en su superficie, se trata de dióxido de carbono (CO2).

Esta misma reacción la hemos utilizado en otros experimentos para:

Inflar un globo con una botella, vinagre y cáscaras de huevos.

Comprobar los efectos de la acidificación de mares y océanos

Al cabo de unas horas, la cáscara ha desaparecido por completo y el huevo solo está protegido por una membrana (en realidad son dos, pero están unidas).  Esta membrana se comporta como todas las membranas, es decir, únicamente permite el paso a través de ella de determinadas sustancias.

Por otra parte, el tamaño del huevo ha aumentado considerablemente, lo que quiere decir que la membrana de la que hablábamos antes ha dejado entrar al vinagre. El fenómeno mediante el cual ciertas moléculas pasan a través de una membrana se llama difusión. El movimiento de moléculas se produce desde el lado de la membrana en el que haya más concentración de esas moléculas hacia el lado en el que hay menos. El transporte cesa cuando las concentraciones a ambos lados de la membrana alcanzan el equilibrio.

Un caso particular de la difusión es la ósmosis. Consiste en el paso de agua a través de una membrana desde las zonas de mayor concentración a las de menor concentración. Pudimos ver este fenómeno en acción cuando pusimos una tira de patata en un vaso de agua con sal. A la patata le ocurrió lo contrario que al huevo, perdió el agua que estaba contenida en sus céculas y su tamaño disminuyó.

También hemos observado que la consistencia del huevo ha cambiado, ahora es muy flexible y puede rebotar hasta cierto punto, si se manipula con cuidado. ¿A qué se debe esta transformación? La clara del huevo está compuesta principalmente por proteínas y agua. Cuando las proteínas se someten a la acción de un ácido, como el vinagre, su estructura original se pierde y su textura varía. Se dice que se han desnaturalizado. En la cocina tenemos casos cotidianos de desnaturalización de proteínas con ácidos: los ceviches con zumo de limón o los boquerones en vinagre.

Por supuesto, cocinar con calor también desnaturaliza las proteínas (huevo frito). Otro ejemplo del mismo efecto es el experimento del huevo en alcohol que hicimos hace un tiempo. El huevo, tras permanecer sumergido en alcohol durante horas, tenía el aspecto de un huevo cocinado.

Una vez eliminada la cáscara del huevo, lo hemos puesto en agua con colorante durante unas horas. Parece que ha engordado otro poco y además por fuera se ha coloreado, pero para saber si el colorante ha penetrado más allá de su superficie tenemos que romperlo. Lo pinchamos con un palillo y comprobamos que el agua coloreada ha pasado por la membrana y ha coloreado la clara. Lo que llama la atención es que la yema permanece intacta, de color amarillo y queremos encontrar una explicación. La yema del huevo está encerrada en otra membrana, la membrana vitelina. Si el agua coloreada no ha llegado a la yema debe ser porque esta membrana es impermeable al agua.

Los padres tienen la responsabilidad de elegir las actividades que según su criterio son seguras para sus hijos. Todas las actividades propuestas en Educaconbigbang deben estar siempre supervisadas por un adulto.



You may also like...

8 Responses

  1. Lucy dice:

    Esta página es sensacional, me encanta lo prácticos que sois. Gracias por ayudarme ya que de aquí tomo los experimentos que me vienen bien de acuerdo al tema que me toca dar de clase, ya que soy maestra.

    • EducaconBigBang dice:

      Lucy, tu comentario me hace sentir muy bien, te lo agradezco muchísimo. Un abrazo y espero que sigas leyendo nuestras aventuras.

  2. Maribel dice:

    Gracias por la idea.
    Lo hemos hecho en casa y lo comparto en mi blog, a ver si otras familias se animan a hacerlo también, ya que mi hijo disfrutó mucho.
    Tengo más experimentos tuyos pendientes para hacer.
    Un saludo

    • EducaconBigBang dice:

      Me alegro mucho Maribel. También es uno de los experimentos favoritos de mis hijos. Espero que pronto os pongáis manos a la obra y os lo paséis fenomenal aprendiendo juntos. Gracias por leer nuestras aventuras. Un abrazo.

  3. DIANA dice:

    como podemos aplicar este experimento en la vida diariA?

    • EducaconBigBang dice:

      Hola Diana, quizás podrías hablar de los efectos de los ácidos sobre los seres vivos (lluvia ácida, acidificación del mar) y también sobre la importancia de los procesos de ósmosis en la vida de las células. Un abrazo.

  4. IVONNE ROCIO DAVILA DAVILA AMAYA dice:

    Muy interesante mchas gracias son experimentos muy prácticos y están muy bien explicados .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto: