Ciencia en la cocina: piruletas de azúcar cristalizada

El proceso de fabricación de piruletas de azúcar cristalizada es realmente fascinante. Una vez que un adulto ha preparado el experimento, los niños pueden vivir en directo el crecimiento de los cristales que más tarde darán lugar a sus piruletas.  ¿Nos vamos a la cocina a disfrutar de la ciencia?

Materiales:

  • Un vaso de agua.
  • Entre 3 y 4 vasos de azúcar.
  • Colorante alimentario y aromas de pastelería (opcional).
  • Palitos de helado.
  • Pinzas de tender la ropa.
  • Vasos y platos.
  • Cazo y cuchara de madera.
  • Papel de aluminio o rollo de cocina.
  • Un adulto que realice la cocción del agua con azúcar.

Procedimiento:

  • Pon el agua a calentar en el cazo.
  • Añade, poco a poco, el azúcar y remueve. Continúa hasta que notes que ya no se puede disolver más cantidad de azúcar. No debes dejar que hierva demasiado tiempo, ya que, si te pasas con la cocción, la mezcla se oscurecerá y obtendrás caramelo. El objetivo es obtener un almíbar blanquecino.
Preparando el almíbar

En agua caliente conseguiremos disolver un montón de azúcar.

  • Baña los palitos de helado con el almíbar que acabas de cocinar y deja que se sequen. Para que se mantengan de pie puedes agarrarlos con pinzas de la ropa.
Palitos de helado bañados en almíbar

El azúcar impregnada en los palitos será la base sobre la que crecerán los cristales de nuestras piruletas.

  • Vierte la mezcla en los vasos. Si lo deseas añade colorante y aromas.
  • Una vez que la mezcla se ha enfriado (es muy importante que así sea) coloca los palitos de helado en el centro de los vasos y sin que toquen el fondo. Usa una pinza para mantenerlos en esta posición.
Palitos dentro de los vasos.

A los niños les puede la curiosidad y no pueden evitar sacar los palitos de vez en cuando, meter el dedo, etc. Aunque sería mejor no disturbar el experimento, mis hijos no pararon de tocar  y conseguimos que casi todas las piruletas crecieran, ¡la ciencia está de nuestra parte!

  • Cubre con papel de aluminio o de cocina para que no entre el polvo.
  • Las piruletas tardarán en hacerse entre una y dos semanas (dependerá de las condiciones ambientales), pero a las pocas horas ya podrás observar el crecimiento de los cristales de azúcar.
Crecimiento de los cristales a lo largo de dos semanas

En dos semanas los cristales han crecido muchísimo.

  • Retira los cristales que estén creciendo en otros lugares que no sean los palitos de helado. Seguramente los encontrarás en la superficie del líquido y tanto en el fondo como en las paredes del vaso. Puedes comértelos, será un pequeño anticipo.
  • Cuando los cristales hayan crecido lo suficiente, saca las piruletas y ponlas en un vaso (sujetas con pinzas) durante unas horas hasta que se sequen.
Piruletas secándose

Pronto llegará el momento esperado.

  • Disfruta comiéndotelas.
Piruletas terminadas

¡Qué buena pinta!

¿Qué ocurre?

Disolución saturada. La solubilidad del azúcar en agua aumenta con la temperatura, lo que quiere decir que podemos disolver más azúcar en agua caliente que en agua fría. Así, hirviendo el agua conseguimos disolver la máxima cantidad de azúcar posible. Cuando el agua ya no admita más azúcar habremos obtenido una disolución saturada para esa temperatura.

Disolución sobresaturada. Cuando el cazo con almíbar se retira del fuego ya empieza a enfriarse. En estas condiciones el agua contiene más azúcar del que puede disolver a esa temperatura. Se trata de una disolución sobresaturada. En cuanto se produzca una ligera perturbación en la mezcla (como agitarla un poco), caiga una mota de polvo, haya alguna imperfección en el vaso o se indroduzca un objeto rugoso (como el palito de helado), el exceso de azúcar va a abandonar la disolución. Esto significa que el azúcar disuelto volverá a ser un sólido, es decir, cristalizará.

Además del efecto de la temperatura, con el paso del tiempo el agua presente en el almíbar se irá evaporando. Debido a la pérdida de agua se producirá también un exceso de azúcar en la disolución. Por eso el experimento funcionará más rápidamente si las condiciones son favorables a la evaporación: ambiente seco y caluroso.

Para saber más sobre evaporación diviértete con este experimento: Enfriando una botella con evaporación.

Crecimiento de los cristales. Aunque lo que perseguimos es que los cristales crezcan sobre los palitos de madera, estos pueden crecer en cualquier lugar del vaso. Para tener más probabilidades de éxito hemos bañado los palitos en el almíbar y dejado que el azúcar de su superficie cristalice antes de colocarlos en los vasos a temperatura ambiente. Con ello, hemos creado un “efecto llamada”, ya que, estos cristales atraerán a las moléculas de azúcar que están abandonando la disolución. De esta forma conseguiremos que los cristales vayan creciendo donde deseamos: en los palitos.

Los padres tienen la responsabilidad de elegir las actividades que según su criterio son seguras para sus hijos. Todas las actividades propuestas en Educaconbigbang deben estar siempre supervisadas por un adulto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE