Pócimas de vinagre y bicarbonato: ciencia divertida

¿Un experimento emocionante? ¿Con muchas burbujas? ¿Apropiado para niños de todas las edades? ¿Seguro? ¿Divertido? ¿Que no ensucie mucho? Con las pócimas de vinagre y bicarbonato no puedes fallar, es todo menos limpio. Es posible que se pringuen hasta las cejas pero lo pasarán fenomenal, merece la pena. ¡Nos encanta este experimento!

Materiales:

  • Varios vasos pequeños, los de chupito funcionan fenomenal.
  • Bicarbonato.
  • Vinagre.
  • Cuchara.
  • Una bandeja para contener las burbujas será indispensable si haces el experimento dentro de casa.
  • Colorante alimentario. También puedes dar color al vinagre usando rotuladores escolares (plumones, marcadores). Aquí tienes cómo hacerlo.

Procedimiento:

  • Echa un par de cucharaditas de bicarbonato en un vaso.
  • En otro vaso, pon vinagre hasta aproximadamente la mitad.
  • Añade unas gotas de colorante al vinagre o al bicarbonato.
preparación

Todo listo para la acción.

  • Vierte el vaso de vinagre sobre el que contiene bicarbonato o viceversa.
Echando el bicarbonato sobre el vinagre

Uno, dos y …

pócima amarilla

¡Qué emoción! Esto hay que repetirlo.

  • Disfruta del espectáculo de las pócimas.
pócima morada

¡oooh!

  • Repite el proceso experimentando con distintas cantidades de vinagre y bicarbonato.

pócima verde

¿Qué ha ocurrido?

Cuando el vinagre entra en contacto con el bicarbonato tiene lugar una reacción química. En las reacciones químicas las sustancias que intervienen se transforman en otras distintas. Las sustancias originales se llaman reactivos, mientras que las nuevas se llaman productos.

En nuestra reacción química los reactivos son vinagre (ácido acético) y bicarbonato de sodio, y los productos son agua, acetato de sodio y dióxido de carbono. Esta es la ecuación:

CH3COOH +NaHCO3  →  CH3COONa   + H2O + CO2

vinagre (ácido acético) + bicarbonato sódico   →     acetato de sodio + agua +dióxido de carbono

Entre los productos de la reacción se encuentra un gas: el dióxido de carbono (CO2). Este gas es el responsable de la aparición de burbujas en las pócimas.

El dióxido de carbono es indispensable para la vida en la Tierra. Las plantas lo usan para fabricar su propio alimento mediante la fotosíntesis. Además, es uno de los gases que producen el efecto invernadero, es decir, atrapa el calor del Sol para que la Tierra sea un lugar habitable.

Lamentablemente, desde el comienzo de la Revolución Industrial los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera no han parado de aumentar. Este desequilibrio está generando graves problemas medioambientales como el calentamiento global y la acidificación de los océanos.

En cuanto a sus usos, el dióxido de carbono se utiliza para hacer bebidas gaseosas y para fabricar extintores. El hielo seco (dióxido de carbono en estado sólido) tiene numerosas aplicaciones en industria, por ejemplo para congelar alimentos o mantenerlos frescos.

Nosotros hemos aprovechado el dióxido de carbono que resulta de la reacción entre el vinagre y el bicarbonato para hacer muchos experimentos divertidos:

Simular la erupción de un volcán.

Explotar una bolsa.

Inflar un globo sin soplar.

Apagar una vela.

Los padres tienen la responsabilidad de elegir las actividades que según su criterio son seguras para sus hijos.Todas las actividades propuestas en Educaconbigbang deben estar siempre supervisadas por un adulto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE