Infla un globo con levadura, azúcar y agua.

Con la misma levadura con la que se hace el pan, agua y un poco de azúcar, uno puede divertirse inflando un globo sin necesidad de soplar. Es un uso poco corriente de la levadura pero estupendo para aprender montones de cosas sobre el reino hongos y la fermentación.

Materiales:

  • Una botella, preferiblemente de plástico.
  • Un globo.
  • Un sobre de levadura de panadería (Saccharomyces cerevisiae). Las levaduras químicas no sirven para este experimento.
levadura

Este es el aspecto que tiene la levadura de panadero.

  • Una cucharada sopera de azúcar.
  • Agua caliente, pero que no queme.
  • Una jarra (o similar) y una cuchara para remover.

Procedimiento:

  • Echa agua en la botella, aproximadamente tres cuartos de su capacidad.
  • Saca el agua de la botella y caliéntala un poco, por ejemplo en una jarra en el microondas. Ten cuidado, si el agua está muy caliente la levadura morirá.
  • Añade el sobre de levadura (el nuestro contenía 7 gramos) y una cucharada sopera de azúcar.
  • Remueve hasta que se disuelva.

removiendo

  • Vierte el contenido de la jarra en la botella.
  • Hincha el globo a pulmón, deshincha y colócalo en la boca de la botella.
inflando globo

Estirando previamente la goma, el globo se hinchará más fácilmente durante el experimento.

globo en la botella

Dentro de nada empezarán a aparecer burbujitas.

  • Espera y observa la formación de pequeñas burbujas. En unos minutos el globo comenzará a inflarse.
infla un globo con levadura azucar y agua

Ha tardado un poco pero lo hemos conseguido.

Levadura en acción

¡Hay muchísima actividad! Estas burbujas son las responsables de que se hinche el globo y de el pan quede tan esponjoso.

  • Cuando veas que la actividad cesa y que el globo no se hincha más, retíralo y añade más azúcar a la mezcla. La acción comenzará de nuevo y podrás inflar otro globo.

Sigue experimentando con globos que se inflan solos:

Infla un globo con vinagre y bicarbonato.

Infla un globo con vinagre y cáscaras de huevo.

Volumen y temperatura de los gases: infla y desinfla un globo.

¿Qué ocurre?

La levadura de panadería es un ser vivo unicelular perteneciente al reino hongos, llamado saccharomyces cerevisiae. Se suele comercializar deshidratada en gránulos porque en este estado latente se conserva viva durante más tiempo.

Cuando se añade agua, la levadura despierta, se activa y, como cualquier otro ser vivo, necesita obtener energía. En nuestro experimento, la levadura obtendrá de la glucosa del azúcar la energía que requiere para realizar sus funciones vitales.

Los biólogos llaman a este proceso de obtención de energía respiración celular y puede ser de dos tipos:

  • Respiración aeróbica. Para que la transformación de la glucosa en energía tenga lugar es necesaria la presencia de oxígeno.

GLUCOSA+OXÍGENO⇒AGUA+DIÓXIDO DE CARBONO+ENERGÍA

  • Respiración anaeróbica o fermentación. Las células convierten la glucosa en energía sin utilizar oxígeno. Se trata de una respiración mucho menos eficiente que la aeróbica, ya que, de esta forma la energía producida es notablemente menor. A su vez, existen dos tipos de fermentación: la fermentación láctica, que es la que llevan a cabo algunas bacterias y gracias a la cual fabricamos quesos y yogures, y la fermentación alcohólica, que es la que realizan las levaduras (también ocurre en algunos hongos y bacterias) y que aprovechamos para obtener productos como cerveza, pan y vino.

GLUCOSA⇒ALCOHOL ETÍLICO+DIÓXIDO DE CARBONO+ENERGÍA

La mayor parte de los seres vivos poseen células que son capaces de realizar ambas respiraciones y la levadura es uno de ellos. Como nuestra levadura sabe respirar con aire y sin aire ¿qué elegirá?

Lo lógico sería pensar que mientras exista oxígeno en el ambiente (en el agua y el aire de la botella hay), elegirá respirar de forma aeróbica porque es más eficiente (obtiene más energía con la misma glucosa). Sin embargo, según descubrió Herbert Grace Crabtree, siempre que haya una concentración alta de glucosa, curiosamente, la levadura saccharomyces cerevisiae preferirá la fermentación.

Entonces, podemos pensar que lo que está ocurriendo en la botella de nuestro experimento es la fermentación alcohólica de la glucosa contenida en el azúcar.

GLUCOSA⇒ALCOHOL ETÍLICO+DIÓXIDO DE CARBONO+ENERGÍA

Recordando lo que ocurre en la fermentación alcohólica vemos que uno de los productos es un gas, el dióxido de carbono. Este gas es el responsable de que se formen burbujas y de que se hinche el globo.

Otro producto es el alcohol etílico. El alcohol es tóxico para los seres vivos y, al igual que nos sucede a nosotros, en altas concentraciones es letal para la levadura. Cuando el alcohol alcanza aproximadamente el 15% en volumen, se produce la muerte de la levadura y, con ello, la fermentación cesa. Por este motivo, los vinos no suelen superar el 15% de graduación alcohólica.

Durante el experimento, comprobamos que llega un momento en el que la actividad de la levadura se detiene y el globo ya no se infla más. ¿Por qué será? ¿Habrá muerto la levadura debido al alcohol? ¿Faltará glucosa? Para tratar de encontrar una respuesta, quitamos el globo y añadimos otra cucharada de azúcar. Al poco rato la levadura volvió a producir burbujas en cantidad suficiente como para hinchar otro globo. Esta reactivación nos hizo pensar que la levadura seguía muy viva pero con ganas de nutrirse.

Resumiendo, el globo se ha inflado con el dióxido de carbono liberado en la fermentación del azúcar.

Los padres tienen la responsabilidad de elegir las actividades que según su criterio son seguras para sus hijos.Todas las actividades propuestas en Educaconbigbang deben estar siempre supervisadas por un adulto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE